Siéntete como en Japón

Algunos le llaman Parque Pagoda, aunque no tenga una. Hoy es un punto de encuentro para los amantes de Japón en la CDMX

Hay algo en  todo lo japonés que provoca que los mexicanos no podamos apartar  la mirada.

Eso pasó desde hace 403 años, cuando el  primer samurái pisó estas tierras.  Las crónicas de la época lo describen como un hombre ataviado con un  “chaleco-camisa”,  cabello recogido  y portador de  imponentes espadas. 

Sus contemporáneos coinciden en que Hasekura Rokuemon Tsunenag —como se llamó este guerrero explorador— no alardeaba, sino que  portaba su atuendo con solemnidad. Incluso hoy  muchos advierten eso en la estatua en su honor que se halla  en el puerto de Acapulco, a donde arribó con sus hombres hace 403 años. 

Lo mismo pasa en el Parque Masayoshi Ôhira de la Ciudad de México. Decenas parecen absortos al caminar por  este sitio en Coyoacán. En especial frente a los atractivos portales torji que, según la tradición religiosa de este país, simbolizan prosperidad y buena suerte.

Esa conexión se da desde la médula. 

 

Masayoshi Ôhira. La puerta a la prosperidad.

 

Algunos le llaman Parque Pagoda, aunque no tenga una. Hay registros de que alguna vez, en 1942, este lugar albergaba una estructura similar que servía para dar informes sobre viviendas en la recién concebida colonia Country Club.

Siempre fue un sitio peculiar pues, al ubicarse a un costado de los Estudios Churubusco, en donde se filmaban las grandes películas del Cine de Oro Mexicano, este exclusivo fraccionamiento   estaba concebido para dar comodidad y tranquilidad a los actores que podían vivir junto a su trabajo.   La Pagoda se quemó en 1974. Seis años después —ya con el mote de Parque La Pagoda— el gobierno local decidió remozar el lugar para que luciera como un parque local japonés: con un portal torii (símbolo de prosperidad en medio de un pequeño lago, dos puentes y una pequeña cascada. El nombre, Masayoshi Ôhira, se le debe al entonces primer ministro japonés que visitó el país. El lugar simboliza esa estrecha relación entre ambas naciones.

Hace dos años, Tomonori Ohira, nieto de Masayoshi Ôhira, visitó el lugar que fue remozado. 

La gente suele pasear entre  diversas especies de  árboles que crecen en Japón, tales como arces, peonias, wisterias, ciruelos y cerezos. Además de observar algunos  peces. A pesar de que fue remozado,  ya muestra síntomas de abandono, en especial el lago y los peces. 

Su ubicación contribuye a que no sea tan conocido, aún así, la gente suele visitarlo: es común ver a quinceañeras subir un pequeño puente rojo ataviadas con sus brillantes y pomposos vestidos mientras sonríen a la cámara.

Dónde: Parque La Pagoda. Corredores, Coyoacán, Country Club Churubusco. Detrás del Metro General Anaya

Costo: El lugar es abierto y gratuito.

D L M M J V S
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

COMENTA