ROMA y VIUDAS: historias de mujeres narradas con calidad

Viudas describe y reflexiona sobre la corrupción; ROMA es conmovedora y magnífica
Por: José Felipe Coria

La violencia florece en un margen social delicado. El criminal representa ciertos síntomas. El reciente es la decepción con el sistema, sobre todo cuando no imparte justicia. 
Las más agraviadas son las mujeres. Lo demuestra el profundo y agudo filme Viudas (2018), cuarto del brillante Steve McQueen, con guión de él mismo y la novelista Gillian Flynn basándose en la serie de tv inglesa del mismo nombre de Lynda La Plante producida entre 1983 y 1985; de nuevo en 2002, y ahora traspasada a Chicago, acerca de cuatro mujeres que llevan a cabo el robo planeado que costó la vida a sus maridos.

article_bodywidows-trailer-2.jpg

Esta cinta policial observa la actualidad, donde, al igual que en la otra teleserie creada por La Plante, El principal sospechoso (1991-1993; 2011-2012), las protagonistas deben plantarle cara a la hostilidad de su entorno.

article_bodyviudas_pelicula1_0.jpg

Viudas funciona en múltiples niveles. Como policial clásico hecho para lucimiento del espléndido reparto (encabezado por Viola Davis, Michelle Rodríguez y Elizabeth Debicki). 
Como reflejo de una sociedad que se vulnera ante la decepción institucional. Como crítica a los valores humanos perdidos tras las elecciones en EU de 2016. 

article_bodywidows_7.jpg

Tan deslumbrante es su sesgo político como su calidad cinematográfica. Es rara una cinta como ésta, donde cada personaje (aun los secundarios), tienen peso específico. Viudas es una pintura mural: el espectador encuentra en cada detalle cómo la corrupción se integra a las comunidades; cómo las destruye poco a poco.  McQueen trasciende el tema, lo que el original, muy anecdótico, no lograba. 

Viudas es una reflexión filosófica hecha con imágenes e inspirada elegancia al servicio del libreto y del tema presentado sin morbo; vuelve entretenimiento puro al comentario social. Una obra maestra. 

ROMA (2018), octavo largometraje de Alfonso Cuarón, el más personal de su carrera (fotografiado en blanco y negro en formato 65 milímetros, escrito, coeditado y coproducido por él mismo), es su autobiografía espiritual interpretada por Cleo (Yalitza Aparicio, una revelación) y Sofía (Marina de Tavira), ambientada en la colonia Roma de hace casi medio siglo, justo alrededor del fatídico y premonitorio Jueves de Corpus de 1971.

article_bodyroma_pelicula.jpg

Cuarón confirma que tiene un nivel destacado para crear una filosófica fábula sobre las imágenes (reconstruidas con precisión milimétrica) que habitan la memoria.  Es el equivalente fílmico de la novela Las batallas en el desierto de José Emilio Pacheco; un estático ensayo visual similar a las fotografías de Nacho López; una cinta que incisiva explora las relaciones de clase y la intimidad emocional. Sorprendente, conmovedora, magnífica.

article_bodyroma_pelicula2_0.jpg

Spoiler.

Washington post (16/IX/2018) y The Hollywood Reporter (25/XI/2018) detallan el esquema de negocios de la distribuidora de ROMA: exhibir en salas de poco aforo con funciones muy limitadas. 

La idea es romper la espera de tres meses entre el estreno en cines tradicionales y el de la plataforma digital. A la que, por supuesto, sólo se accede por suscripción. También es una presión a la Academia de Hollywood para que cambie sus reglas aún vigentes, que sólo consideran proyecciones públicas masivas, pero ninguna de sitios en línea. El tema es que la magistral concepción visual de ROMA sólo se aprecia en pantalla grande y no en una de tableta.

D L M M J V S
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

COMENTA