Les faltó color a los hombres de negro

La nueva cinta del director Barry Sonnenfeld resultó ser deficiente y le falta originalidad
Por: José Felipe Coria

Dos decenios atrás, un cómic de Lowell Cunningham, que parecía imposible de filmarse, llegó al cine gracias a la pericia del director Barry Sonnenfeld, quien hizo un híbrido entre película de ciencia ficción y comedia de enredos: Hombres de negro (1997). El chiste estelar fue mostrar extraterrestres disfrazados como humanos popularísimos. A otros los perseguían dos agentes especiales pertenecientes a una sociedad secreta.

article_bodyhonbres_de_negro._cine._guia_dia_del_padre_100475805.jpg

A esta idea agregó el divertido manejo de efectos especiales. La franquicia fue un taquillazo; continuó en Hombres de negro II (2002) y una tardía secuela, Hombres de negro 3 (2012). El buen sentido del humor bastó a Sonnenfeld para convertir escenas casi ridículas en algo para carcajearse. 

article_bodyhonbres_de_negro._cine._guia_dia_del_padre_100475791.jpg

Jugando con el viaje en el tiempo, las presencias alienígenas y el reparto que se sostenía entre la seriedad y el grito delirantes, Hombres de negro se agotó. Y sin embargo, hay nueva entrega.

Hombres de Negro Internacional (2019), décimo largometraje del disparejo F. Gary Gray, director que perdió su identidad como autor de ágiles videos y violentos policiales, ahora artesano de gran capacidad, cierto, pero sólo para la técnica que deja frío al espectador común y corriente: su dinamismo visual le tapa el ojo al macho, como se dice, revelando que sólo sabe hacer malabarismos con la cámara.

article_bodyhonbres_de_negro._cine._guia_dia_del_padre_100475784.jpg

Esto se nota en Internacional, cuya novedad es que sucede en territorio global con nuevos agentes, M (Tessa Thompson) y H (Chris Hemsworth, confirmando tener sangre liviana de comediante). La trama es sencilla: deben impedir una nueva amenaza a su organización y, por supuesto, al mundo. Igual a como sucedía en las partes uno, dos y tres. 

El tema tiene el tipo de acción que define al director Gray, una mezcla del estilo de sus películas Rápidos y furiosos 8 (2017) y La estafa maestra (2003), por ejemplo. No la mejor opción. En consecuencia, el resultado es tan deficiente que se extrañan los clichés acuñados por Sonnenfeld. Porque los chistes de plano también son iguales a los de otras entregas. Como le falta originalidad es, antes que De negro, más bien, Hombres de gris. Una cinta sin imaginación.
 

 

D L M M J V S
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

COMENTA