Hombre Araña trepa a lo clásico

Marvel vuelve a historias en las que el público se involucra con personajes y no con efectos
Por: José Felipe Coria

Después de Avengers: endgame, que concluye la fase tres del Universo Cinematográfico Marvel (UCM), con 22 producciones, el interés por éstas parecería mínimo ante la probable fatiga del público. Por lo visto no. Lo confirma el colofón de la saga: Spider-man, lejos de casa (2019), cuarto filme de Jon Watts y segundo consecutivo que dedica al personaje.

 

O sea, es un episodio de transición entre la fase 3 y la 4. Ahora el escenario es global, porque Peter Parker (Tom Holland) se toma vacaciones tras la muerte de Iron Man. Va a Europa en plan de ver si al fin se liga a su adorada MJ (Zendaya).

 

article_bodyfilm_review_-_spider-man_far_from_home_101231433.jpg

 

Por supuesto, las cosas salen mal. El mundo no es el mismo por el apocalipsis de Endgame. El costo lo pagó la gente común. Este peso lo carga Parker, quien tiene un eterno problema con las figuras paternas a causa de haber perdido a sus padres, su tío Ben y su tutor Tony Stark.

 

El detalle es interesante debido a que Holland le da al personaje una vida que se desconocía. El Hombre Araña de Tobey Maguire era inseguro; el de Andrew Garfield, relajiento. Holland le da al suyo la fragilidad del adolescente introvertido. Mezcla de timidez e ingenuidad, las expresiones de su rostro revelan un joven incapaz de asumir el rol de superhéroe por sentirse indigno de llevarlo a cabo. Tampoco busca beneficios personales con el accidente de su mutación. Esto hace conmovedor al Parker de Holland, un decente chico que parece sacado de una película romántica hecha en los 1940. 

article_bodyfilm_review_spider-man_homecoming_46939334.jpg

Tiene de contraparte alguien que podría ser su nuevo padre sustituto: Quentin Beck / Mysterio (Jake Gyllenhaal). ¿O Nick Fury (Samuel L. Jackson)? ¿O Happy Hogan (Jon Favreau)?

 

Watts explora el tema del adolescente al que de súbito se le impone una responsabilidad moral y ética por encima de sus capacidades, lo que es una novedad en estas producciones, donde lo predominante es salvar a la humanidad. Parker duda, se rebela; parece más interesado en disfrazarse de Spider Man que en serlo de verdad.

 

El estilo de Watts, como en la entrega previa, une la acción característica del UCM a un argumento sobre adolescentes titubeantes ante la emoción del primer amor. Agrega un agradable tono de comedia ligera. 

article_bodyeeuu_cine_101435274.jpg

Dentro del poco margen de maniobra en estas cintas, es una sorpresa que sostenga buen nivel de entretenimiento, ingenioso, para lucimiento de los actores. Marvel, tras sus éxitos recientes, regresa a lo básico, historias en las que el público se involucra con personajes y no con efectos especiales. 

 

Y recupera la filosofía de los viejos cómics, a la que sólo importa la diversión sin pretensiones. Spider-man, lejos de casa cumple notablemente con ello. Un excelente final para la fase 3 y buen cimiento para la fase 4 del Universo Marvel.

D L M M J V S
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

COMENTA